sábado, 9 de marzo de 2019

El invierno 2018-2019 fue cálido y muy seco

El invierno climatológico 2018-2019 tuvo un carácter térmico cálido en la mayoría de los observatorios de la red de AEMET en la provincia y resultó muy seco en cuanto a precipitaciones. En la bahía de Cádiz fue el más seco desde el trimestre invernal 2011-2012 y el segundo más seco de la serie histórica de los observatorios de Cádiz (1955-2019) y de la base naval de Rota (1989-2019). En el aeropuerto de Jerez, el trimestre diciembre-febrero fue el cuarto más seco de la serie (1946-2019). En Tarifa y Grazalema se observa un marcado déficit pluviométrico, aunque menos acusado que en otros puntos de la provincia.

Temperatura del aire

Después de un trimestre otoñal predominantemente cálido, el invierno climatológico comenzó con temperaturas por encima de los valores normales en la primera quincena de diciembre. Ese mes finalizó con un carácter térmico cálido o muy cálido en casi toda la provincia, notándose sobre todo en las temperaturas máximas, mientras que las mínimas fueron similares o ligeramente inferiores a los valores normales. Este comportamiento de la temperatura del aire es característico de situaciones anticiclónicas de estancamiento, con cielos despejados y vientos débiles. En algunas estaciones, la máxima absoluta del invierno se produjo entre los días 4 y 9 de diciembre. Es el caso de Cádiz, del aeropuerto de Jerez o de Vejer de la Frontera. Sin embargo, en la mayoría tuvo lugar durante los últimos días de febrero, entre el 23 y el 28. Por otro lado, la segunda semana de enero fue la mas fría del trimestre en muchas estaciones, con un episodio frío en el que se registraron algunas de las mínimas absolutas del invierno, por ejemplo en Rota o en el aeropuerto de Jerez. En las estaciones de Cádiz, San Fernando, Vejer de la Frontera, Tarifa y Grazalema, la mínima absoluta se alcanzó durante el breve episodio frío que ocurrió en la primera semana de febrero, concretamente el día 4. En la Tabla 1 se recogen las temperaturas medias y también las máximas y mínimas absolutas del período completo en varias estaciones meteorológicas pertenecientes a AEMET. Los valores de Grazalema corresponden a la estación manual que controla el colaborador Pedro Posadas.

Tabla 1. Resumen de las temperaturas medias, máximas y mínimas del trimestre diciembre-febrero en varias estaciones de las redes de AEMET en la provincia. Elaboración propia a partir de los datos provisionales de AEMET. 
El invierno climatológico fue cálido en el observatorio de Cádiz, según los quintiles de la serie de temperatura media del trimestre invernal 1981-2010. La temperatura media fue de 14,0 ºC, valor que se sitúa 0,6 ºC por encima del normal y 1,2 ºC sobre la temperatura media del invierno 2017-2018. El de 2015-2016 sigue siendo el más cálido de la serie de este observatorio (15,3 ºC). La media de las temperaturas máximas diarias (17,3 ºC) resultó superior al valor normal en 0,8 ºC. La media de las mínimas (10,7 ºC) superó en 0,4 ºC a la de la climatología de referencia. Por meses, diciembre fue el más templado del invierno y tuvo un carácter térmico cálido, con una temperatura media de 14,8 ºC (+0,9 ºC con respecto a la del período de referencia 1981-2010), seguido por febrero, que también tuvo un carácter cálido (anomalía térmica de +0,6 ºC). Enero fue el mes más frío del trimestre, con una temperatura media de 12,8 ºC, y tuvo un carácter normal (+0,1 ºC con respecto al promedio climático mensual).

En la Figura 1 se puede distinguir el episodio cálido de la primera quincena de diciembre, cuando se registró la temperatura máxima absoluta del trimestre en el observatorio gaditano. Las temperaturas máximas y mínimas superaron claramente los valores normales. También se observa un marcado episodio frío a mediados de enero, con un descenso apreciable sobre todo en las temperaturas mínimas. Fueron días típicamente anticiclónicos, con vientos bastante flojos del primer cuadrante, cielos despejados, una mayor insolación y un rápido enfriamiento nocturno del suelo. El día más frío de este invierno climatológico en la ciudad fue el 11 de enero, coincidiendo con ese episodio de bajas temperaturas, aunque la mínima absoluta se alcanzó el 4 de febrero, durante el segundo episodio frío destacado del trimestre. Este ocurrió tras el paso del frente frío asociado a la borrasca Helena, cuando el anticiclón se impuso, disminuyendo el flujo de noroeste y quedando los cielos despejados. El mes de febrero finalizó con temperaturas máximas en torno a 2-3 ºC por encima de los valores normales y con mínimas cercanas o ligeramente inferiores al promedio climático.

Figura 1. Evolución de las temperaturas máximas y mínimas diarias durante el trimestre invernal 2018-2019 (líneas continuas) y de los valores máximos y mínimos diarios normales (líneas discontinuas) en el observatorio de Cádiz. También se representa la temperatura umbral de ola de frío calculada por César Rodríguez Ballesteros en su estudio sobre las Olas de frío en España desde 1975. Elaboración propia a partir de los datos provisionales de AEMET.  
En el observatorio de la base naval de Rota fue un invierno climatológico ligeramente cálido, con una temperatura media 0,3 ºC superior al valor normal y 1,0 ºC por encima de la del pasado trimestre invernal 2017-2018. La media de las temperaturas máximas diarias (17,9 ºC) se situó 1,2 ºC por encima de la normal, mientras que la media de las mínimas (6,8 ºC) fue 0,5 ºC inferior al valor normal. Diciembre y febrero fueron los meses más cálidos del trimestre en este emplazamiento de la bahía, con una temperatura media de 13,0 ºC. Ambos tuvieron un carácter cálido, de acuerdo con los quintiles de las series de temperatura media mensual en el período de referencia 1981-2010. Enero fue el mes más frío del invierno y tuvo un carácter normal, al igual que en el observatorio de Cádiz. Por otro lado, no se registraron heladas, a diferencia de los dos inviernos anteriores.

El trimestre diciembre-febrero fue normal en cuanto a la temperatura media en el observatorio del aeropuerto de Jerez. La anomalía o diferencia respecto a la temperatura media trimestral en el período de referencia 1981-2010 fue de -0,2 ºC. La media de las temperaturas máxima diarias (18,9 ºC) fue 1,9 ºC superior al valor normal y la de las temperaturas mínimas diarias (4,0 ºC) quedó 2,3 ºC por debajo del valor normal. Por lo tanto, la oscilación térmica o amplitud térmica diurna (14,9 ºC) fue 4,2 ºC superior a la normal del invierno climatológico en este enclave del interior de la provincia. Ya se comentó anteriormente que esto está relacionado con el predominio de las situaciones anticiclónicas, que favorecen una mayor insolación, un rápido enfriamiento nocturno del suelo y de la capa de aire adyacente, así como un estancamiento ante la escasa ventilación. La mayor diferencia entre la temperatura máxima y mínima diaria se observó el 26 de febrero (23,4 ºC). En los observatorios de la costa también se registraron amplitudes térmicas diurnas más elevadas de lo normal, aunque menores que en el campiña y otras zonas del interior, debido a la mayor influencia del efecto termorregulador del mar. Diciembre fue ligeramente cálido en el aeródromo jerezano, con una anomalía térmica de +0,2 ºC. Fue el mes más templado del invierno, seguido por febrero, que tuvo un carácter térmico normal. Enero resultó ser el más frío del trimestre, con una temperatura media que quedó 0,6 ºC por debajo del valor normal mensual. Por otro lado, en el observatorio se contabilizaron 10 días de helada, uno menos que el año anterior y claramente por encima del promedio climático del período 1981-2010 (3,9 días).

En Grazalema podemos afirmar que el invierno climatológico fue muy cálido, según los quintiles de la serie de temperatura media del trimestre invernal 1981-2010. La temperatura media quedó 1,2 ºC por encima del valor normal. Al igual que en la mayor parte de la provincia, diciembre fue el mes más templado del invierno, con una temperatura media de 10,7 ºC, aunque en este punto tuvo un carácter extremadamente cálido. La anomalía térmica respecto al período de referencia 1981-2010 fue de +2,2 ºC. Enero y febrero tuvieron un temperatura media de 7,8 y 9,9 ºC, respectivamente, y un carácter térmico cálido. Pedro Posadas, colaborador de AEMET en la localidad serrana, anotó la máxima absoluta del periodo el Día de Andalucía (22,5 ºC) y la mínima absoluta el 4 de febrero (-0,5 ºC).

Diciembre fue extremadamente cálido en el entorno de Grazalema. Durante la primera quincena se registraron 8 días con temperaturas máximas iguales o superiores a 20 ºC. La imagen fue tomada el 25 de diciembre en Villaluenga del Rosario.
Precipitaciones

El trimestre invernal fue muy seco en algunas zonas de la provincia y extremadamente seco en varios observatorios de la red principal de AEMET. En general, se trata del invierno más seco de los últimos siete años y se encuentra entre los tres más secos de los últimos 60 años, junto con los trimestres invernales de 2011-2012 y 1980-1981. Las situaciones de bloqueo anticiclónico fueron predominantes, tan solo interrumpidas por el rápido acercamiento de algunas borrascas y el paso de sus frentes asociados. La persistencia de las situaciones anticiclónicas se puede comprobar en el resultado del reanálisis que se presenta en la Figura 2 y en la Figura 3. Se observan marcadas anomalías positivas de la presión atmosférica a nivel del mar y de la altura geopotencial de 500 hPa sobre el noroeste peninsular, extendiéndose hacia buena parte de oeste de Europa y del noroeste de África. La presión fue más baja de lo normal sobre el Mediterráneo oriental y al oeste de las islas Azores.

Figura 2. Mapa de anomalías medias de la presión atmosférica a nivel del mar en el trimestre invernal 2018-2019 respecto a la media del período 1981-2010. Reanálisis del NCEP/NCAR (NOAA/ESRL Physical Sciences Division, Boulder Colorado, http://www.esrl.noaa.gov/psd/).
Figura 3. Mapa de anomalías medias de la altura geopotencial de 500 hPa en el trimestre invernal 2018-2018 respecto a la media del período de referencia 1981-2010. Reanálisis del NCEP/NCAR (NOAA/ESRL Physical Sciences Division, Boulder Colorado, http://www.esrl.noaa.gov/psd/).
Las precipitaciones más abundantes se recogieron durante dos episodios principales que ocurrieron en torno al 19 y al 31 de enero. De hecho, enero fue el mes más húmedo del trimestre, mientras que febrero fue el más seco. El primer episodio estuvo relacionado con el paso rápido de un frente cálido, seguido por otro frío, ambos asociados a una borrasca atlántica que entró por Galicia. El segundo se corresponde con el paso de la borrasca Helena por el norte de la Península, con un frente frío asociado que barrió toda la provincia, dejando 132,8 mm en 24 horas en la estación automática de Grazalema. Por otro lado, no se registraron precipitaciones en forma de nieve o de granizo. Tampoco se observaron tormentas en los observatorios principales. En la Tabla 2 se incluyen las cantidades recogidas en diferentes localizaciones con estaciones de AEMET durante el período de estudio.

Tabla 2. Resumen de las precipitaciones acumuladas durante el invierno climatológico en varias estaciones de las redes principal y secundaria de AEMET. Elaboración propia a partir de los datos proporcionados por AEMET.  
El trimestre diciembre-febrero concluyó con un total acumulado de 38 mm en el observatorio de Cádiz, un 82,5 % inferior al valor normal en el período de referencia 1981-2010. Utilizando el método de los quintiles, se puede clasificar como "extremadamente seco", puesto que la precipitación trimestral queda por debajo del valor mínimo registrado en el período de referencia 1981-2010 (53,7 mm en el invierno climatológico 2001-2002). Se puede establecer que fue el trimestre invernal más seco de los últimos siete años. Considerando la serie completa, desde 1955, también se puede afirmar que fue el segundo invierno más seco, por detrás del trimestre invernal 2011-2012, cuando se acumularon tan sólo 28 mm. Sin embargo, falta el dato del trimestre 1980-1981, que fue de los más secos desde que se mide la precipitación en muchos puntos de la provincia. Por meses, diciembre y febrero resultaron muy secos (8 mm y 1 mm, respectivamente), mientras que enero tuvo un carácter pluviométrico seco (29 mm). En total se contabilizaron 11 días de precipitación apreciable, valor que queda muy por debajo del promedio trimestral en el período de referencia 1981-2010 (27,3 días).

A falta de precipitaciones, @weatherpablo nos regaló esta foto de un halo solar en Cádiz el pasado 10 de febrero. Este fotometeoro consiste en un anillo luminoso mayoritariamente blanco con el Sol en su centro y con una franja roja en su interior más cercano al astro. Los halos se forman por la refracción de la luz incidente sobre las caras de los cristalitos de hielo hexagonales que constituyen esas nubes cirriformes que se ven en la imagen.
No fue muy distinto el invierno en el observatorio de la base naval de Rota, donde se acumularon 42 mm, valor que queda un 82,2 % por debajo del normal del trimestre. Aquí tuvo un carácter extremadamente seco. Fue el más seco de los últimos siete años y el segundo más seco de la serie, desde 1989, por detrás del trimestre invernal 2011-2012.

El invierno climatológico también tuvo un carácter extremadamente seco en el observatorio del aeropuerto de Jerez. La precipitación total fue de 46 mm, un 81,4 % inferior al valor normal. En este lugar también fue el trimestre invernal más seco de los últimos siete años. En la Figura 4 se puede comprobar que fue el cuarto más seco de la serie histórica, por detrás de los trimestres invernales de 1980-1981, 1956-1957 y 2011-2012. Al igual que en Cádiz y en Rota, la mayor precipitación mensual se produjo en enero (35 mm), que tuvo un carácter pluviométrico seco. En diciembre se acumularon 10 mm y en febrero, el mes más seco, tan solo 1 mm. Ambos meses se pueden clasificar como "muy secos". Durante el período de estudio se anotaron 19 días de precipitación apreciable, claramente por debajo del valor normal (28,2 días).

Figura 4. Serie de precipitaciones totales en el trimestre invernal (diciembre-febrero) en el observatorio del aeropuerto de Jerez (1952-2019). Elaboración propia a partir de los datos de AEMET.
Pedro Posadas nos confirmó que el total acumulado en la estación manual de Grazalema fue de 395 mm, un 52 % por debajo del valor normal. Un poco más arriba, en la estación automática de AEMET, la cifra final ascendió a 402 mm. El invierno climatológico tuvo un carácter seco en la localidad grazalemeña y fue el más seco de los últimos siete años. Considerando la serie completa, desde 1912, se clasifica en la decimotercera posición entre los más secos. Aquí también fue enero el mes más húmedo del trimestre (290 mm), con un carácter pluviométrico ligeramente húmedo, mientras que diciembre fue seco (69 mm) y febrero resultó muy seco, con 0 mm. En total se contabilizaron 13 días de precipitación apreciable, valor que queda bastante por debajo de la media del período de referencia 1981-2010 (30 días).

Enero fue el mes más húmedo de este seco trimestre invernal en el entorno de Grazalema. Las lluvias más abundantes cayeron durante el día 31 y en la madrugada del 1 de febrero, acumulándose algo más de 150 mm. Algunos caños "reventaron", como se puede apreciar en la imagen tomada de Radio Grazalema.
En el observatorio de Tarifa, al sur de la provincia, fue un trimestre invernal seco, con un déficit pluviométrico del 61 %. Al igual que en las demás estaciones, diciembre y febrero fueron meses muy secos (25 y 24 mm, respectivamente), mientras que enero tuvo un carácter normal (55 mm), según los quintiles de las precipitaciones mensuales del periodo de referencia 1981-2010. Durante el trimestre se registraron 19 días de precipitación apreciable, quedando por debajo del valor normal (29,9 días). En general, el Campo de Gibraltar y el entorno de Grazalema recibieron algo más de precipitación que el resto de la provincia, aunque los acumulados también quedaron claramente por debajo de los valores normales en estas zonas.

A continuación se muestran las cantidades totales recogidas durante el invierno climatológico en otras estaciones meteorológicas de la provincia. Estos valores proceden de las mediciones realizadas por diferentes organismos y particulares y no han sido verificados oficialmente.

Grazalema, automática (AEMET): 402 mm
El Bosque, San José (AEMET): 108 mm
Los Barrios (Infometeolosbarrios): 89 mm
Castellar de la Frontera, Embalse de Guadarranque (SAIH, Red Hidrosur): 79 mm
Alcalá de los Gazules, Embalse de Barbate (SAIH, Red Hidrosur): 78 mm
Olvera, Cooperativa (AEMET): 72 mm
Arcos de la Frontera, Embalse de Arcos (SAIH, Red Hidrosur): 72 mm
Villamartín, agroclimática (IFAPA): 67 mm
Jimena de la Frontera, agroclimática (IFAPA): 65 mm
Chipiona (IFAPA): 64 mm
San José del Valle, pantano del Guadalcacín (AEMET): 62 mm
Barbate, depuradora (AEMET): 61 mm
Medina Sidonia, El Hundido (AEMET): 60 mm
Jerez de la Frontera, El Portal (SAIH, Red Hidrosur): 59 mm
Jerez de la Frontera, La Barca de la Florida (SAIH, Red Hidrosur): 59 mm
Sanlúcar de Barrameda, agroclimática (IFAPA): 52 mm
San Roque, Sotogrande (AEMET): 48 mm
Bornos, Embalse de Bornos (SAIH, Red Hidrosur): 45 mm
Jerez de la Frontera, Cjo. de la Basurta (IFAPA): 43 mm
Chiclana de la Frontera (Meteochiclana.es): 42 mm
El Puerto de Santa María (@elpuertometeo): 41 mm
Conil de la Frontera, agroclimática (IFAPA): 35 mm

Vigilancia de la sequía meteorológica

En este punto recordamos que el Índice de Precipitación Estandarizado (SPI, siglas en inglés) es una buena herramienta para la vigilancia de los distintos tipos de sequía que se pueden identificar, ya que permite cuantificar el déficit de precipitación en diferentes escalas temporales y comparar entre zonas climáticas distintas. Por ejemplo, el SPI de 1 a 6 meses puede interesar para el ámbito agrícola, ya que un déficit pluviométrico en esta escala de tiempo afecta fundamentalmente a la humedad del suelo y, por tanto, al desarrollo los cultivos (sequía de tipo agrícola). Los caudales de los ríos, los niveles de las aguas subterráneas y de los embalses suelen responder a la escasez de lluvia en escalas temporales mayores, de modo que el análisis del índice SPI de 1 a 3 años puede ser muy útil para detectar sequías de tipo hidrológico.

En la Figura 5a se puede observar que el último trimestre presenta un marcado déficit pluviométrico en la mayor parte del centro y sur de la Península, especialmente en el sureste y en el entorno de Málaga. En nuestro ámbito de estudio se puede hablar de un período invernal "severamente seco" o "muy seco" que puede estar influyendo negativamente en los niveles de humedad del suelo. Sin embargo, en la Figura 5b se aprecia que el índice adopta valores ligeramente positivos para la escala temporal de un año, reflejando que no existe una situación de sequía de larga duración que pueda afectar a los cauces fluviales principales o a los embalses. Esto se confirma si se analiza también el mapa de SPI calculado para los últimos dos años (no se muestra). De hecho, gracias a la lluviosa primavera y al húmedo trimestre otoñal de 2018, la cantidad de agua embalsada en la provincia representa en la actualidad el 66 % de la capacidad total provincial, según los datos de la red Hidrosur, con unos niveles superiores a los del año pasado por estas fechas.

Figura 5. Mapa de SPI elaborado en febrero para (a) los tres últimos meses y (b) el último año. Fuente: AEMET.
El viento en la bahía de Cádiz

En la Figura 6 se representan las rosas mensuales de frecuencia (%) y velocidad media del viento (km/h) en una estación meteorológica automática ubicada en Camposoto, San Fernando, al sur de la bahía de Cádiz. Se puede comprobar la escasa frecuencia con la que soplaron los ábregos, los vientos procedentes del suroeste que se asocian a los temporales atlánticos. En diciembre y enero el viento fue generalmente flojo, predominando la componente norte y, en menor medida, el levante. En enero aumentó la frecuencia de los vientos de poniente, probablemente debido a la llegada de algunos frentes durante ese mes, que fue el más húmedo del invierno. Febrero fue más ventoso y se impusieron claramente los vientos del este y sureste. En el observatorio de Cádiz, la racha máxima fue de 67 km/h (ESE) y se registró el 30 de diciembre. En la vecina San Fernando, en la estación automática que la AEMET tiene instalada junto al Real Observatorio de la Armada, la racha más intensa fue de 69,1 km/h (OSO) y ocurrió el 1 de febrero, con el paso del frente frío asociado a la borrasca Helena.
Figura 6. Rosas de frecuencia y velocidad media del viento en diciembre de 2018, enero y febrero de 2019 en una estación situada en el sur de la bahía de Cádiz. Se han utilizado datos horarios facilitados amablemente por Enrique Carrazoni.
Agradecimientos a Pedro Posadas, Daniel Montes Cumbreras (@meteopuerto), J.A. Amado (meteochiclana.es), Enrique Carrazoni y Pablo Soto (@weatherpablo) por la información facilitada.

miércoles, 9 de enero de 2019

2018 fue húmedo y más frío que los últimos años

El año 2018 fue húmedo en el conjunto de la provincia, debido fundamentalmente a una primavera excepcional y a un trimestre otoñal bastante lluvioso. En cuanto a las temperaturas, resultó ser el menos cálido de los últimos cinco años en la bahía de Cádiz, donde tuvo un carácter normal. En el aeropuerto de Jerez fue el más frío desde 1993 y en Grazalema resultó muy frío. En general, las temperaturas medias anuales de 2018 quedaron lejos de los valores de 2015, 2016 y 2017, los más cálidos de la serie histórica de muchos observatorios meteorológicos de nuestra región.

2018 fue normal en cuanto a temperatura y húmedo en el observatorio de Cádiz

2018 tuvo un carácter térmico normal en el observatorio de Cádiz, con una temperatura media que coincide con el valor medio anual del período de referencia 1981-2010 (18,6 ºC) y que queda 1,1 ºC por debajo de la registrada en 2017, el año más cálido de la serie histórica del observatorio. La media de las temperaturas máximas (21,5 ºC) resultó inferior al valor normal en 0,1 ºC y la media de las mínimas (15,6 ºC) quedó 0,1 ºC por encima del promedio del período de referencia.

En la Figura 1 se pueden comparar las temperaturas medias mensuales de 2018 (línea naranja) con las normales del periodo de referencia 1981-2010 (línea negra) en el observatorio de la capital. La diferencia entre ambas nos permite obtener las anomalías térmicas de cada mes, expresadas en grados centígrados. Los meses comprendidos entre febrero y julio presentaron anomalías negativas, destacando las de julio y febrero (-1,5 ºC y -1,4 ºC, respectivamente). Agosto fue muy cálido (+1,2 ºC) y septiembre tuvo un carácter térmico extremadamente cálido, con una anomalía positiva de +2,3 ºC. Fue el segundo más cálido de la serie histórica (1955-2018), sin llegar a superar la efeméride de 1978. Octubre y noviembre presentaron un carácter térmico normal y el año terminó con un mes de diciembre cálido (+0,9 ºC). Febrero fue el mes más frío del año en el observatorio gaditano, mientras que agosto fue el más cálido.
Figura 1. Comparativa del climograma de 2018 del observatorio de Cádiz con el del periodo de referencia (1981-2010). Elaboración propia a partir de los datos de AEMET Opendata.

En el observatorio de Cádiz el trimestre veraniego fue el más fresco de los últimos cuatro años y el segundo más fresco desde 2002. Fotografía de la playa de Santa María del Mar, en Cádiz, tomada por @weatherpablo el día 9 de junio.
El número de noches tropicales (con temperaturas mínimas iguales o superiores a 20 ºC) fue de 103. Este valor supera claramente al normal del período de referencia 1981-2010 (89,9 noches tropicales), queda por debajo del correspondiente a 2017 (120 noches tropicales) y es el más elevado de las red principal de estaciones meteorológicas de AEMET en territorio peninsular. La primera se observó el 18 de junio y la última, el 23 de octubre. Destaca especialmente el número de noches tropicales anotado en septiembre (30), muy superior al valor normal de ese mes (19,3).

El carácter térmico de 2018 en el cercano observatorio de la base naval de Rota también fue normal, con una temperatura media de 18,1 ºC. En la estación automática de San Fernando, la media anual fue de 18,5 ºC.

En cuanto a las precipitaciones, 2018 se puede calificar como un año húmedo en el observatorio de Cádiz. Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre se acumularon 621 mm o litros por metro cuadrado, un 19 % por encima del valor normal. Como se puede comprobar en la Figura 2, se trata del año más lluvioso desde 2014. Volviendo a la Figura 1 para analizar las precipitaciones mensuales, llama la atención el espectacular registro de marzo, que representa casi un tercio de la precipitación total anual. La sucesión de borrascas que comenzó con "Emma" dejó lluvias abundantes y daños importantes en las costas de la provincia. En Cádiz fue la segunda primavera más lluviosa desde 1971, solamente superada por la de 2013. La precipitación acumulada durante el trimestre (253 mm) representa el 41 % del total registrado este 2018. Previamente, los meses de enero y febrero habían sido más secos de lo normal. Tras un verano normal, caracterizado por la escasez de lluvias, el mes de septiembre contribuyó muy poco al acumulado total anual, siendo un mes seco. Afortunadamente, los chubascos tormentosos asociados a las depresiones aisladas en niveles altos y las lluvias relacionadas con el paso de algunos frentes hicieron que octubre y noviembre fueran meses muy húmedos. La precipitación del trimestre otoñal representa el 43 % de la acumulada en todo el año. Terminando 2018, diciembre resultó muy seco, con predominio del tiempo anticiclónico durante la mayor parte del mes.
Figura 2. Serie de precipitaciones totales anuales en el observatorio de Cádiz (1956-2018). Elaboración propia a partir de los datos de AEMET.
En total se contabilizaron 98 días de precipitación apreciable (días con un acumulado igual o superior a 0,1 mm), superando ampliamente el valor normal (67,5 días). Diciembre y febrero acabaron con un número de días de precipitación apreciable bastante inferior al promedio del período de referencia 1981-2010, mientras que en marzo fue muy superior.

2018 finalizó con un total de 25 días de tormenta en el observatorio de la base de Rota, el número más alto desde 2010. Abril y marzo fueron los meses más tormentosos (9 y 6 días de tormenta, respectivamente), seguidos por octubre (3 días) y noviembre (2 días). Fotografía de la tormenta que se formó el 20 de octubre frente a la costa de Cádiz. Autor: Álvaro Seguro.
2018 tuvo un carácter húmedo en el conjunto de la bahía de Cádiz. En el observatorio de la base naval de Rota se acumularon 688,9 mm, un 23% superior al valor normal, y en la estación automática de San Fernando se registraron 649,0 mm. Fuera de la red de AEMET, destacan los 757,0 mm medidos en el centro de El Puerto de Santa María (@elpuertometeo) y los 772,6 mm de la estación agroclimática ubicada a las afueras, en Vega de los Pérez (IFAPA).

Algunos valores medios y extremos registrados en el observatorio de Cádiz durante el año 2018.
En el apartado de episodios extremos debemos añadir un hidrometeoro observado en El Puerto de Santa María al final de la tarde del 4 de marzo. AEMET concluyó en un informe preliminar que es muy probable que se tratase de un tornado procedente del mar, con una intensidad que habría alcanzado la categoría EF2 en la escala Fujita mejorada (vientos máximos comprendidos entre 180 y 220 km/h aproximadamente). El reporte de este fenómeno publicado en la web del Sistema de Notificación de Observaciones Atmosféricas Singulares (SINOBAS) de AEMET fue el más visitado del año.

En el observatorio del aeropuerto de Jerez fue húmedo y el más frío desde 1993

2018 tuvo un carácter térmico "muy frío" en el observatorio del aeródromo jerezano, de acuerdo con los quintiles de las temperaturas medias del periodo de referencia 1981-2010. La temperatura media anual fue de 17,7 ºC, valor que se sitúa 0,4 ºC por debajo de la normal y que es el más bajo desde 1993, como puede apreciarse en la Figura 3. La media de las temperaturas máximas (24,4 ºC) coincidió con el valor normal y la media de las mínimas (10,9 ºC) quedó 1,0 ºC por debajo del promedio del período de referencia.
Figura 3. Serie de temperaturas medias anuales en el observatorio del aeropuerto de Jerez (1953-2018). Elaboración propia a partir de los datos de AEMET.
En la Figura 4 se muestra la evolución de la anomalía de la temperatura media anual en el aeropuerto de Jerez desde 1953 (desviación de las temperaturas medias anuales con respecto al promedio anual del período de referencia 1981-2010). Las barras de color rojo indican desviaciones positivas, es decir, años más cálidos, mientras que las de color azul indican años más fríos.
Figura 4. Evolución de la anomalía de la temperatura media anual en el observatorio del aeropuerto de Jerez. Elaboración propia a partir de los datos de AEMET Opendata.
En la Figura 5 se puede observar que los meses que van desde enero hasta julio fueron más fríos de lo normal, destacando las anomalías negativas de febrero y julio (-2,4 ºC y -2,3 ºC, respectivamente). Al igual que sucedió en Cádiz y en otros puntos de la provincia, agosto fue cálido en esta zona de la campiña (+1,7 ºC) y septiembre resultó muy cálido (+2,1 ºC). Diciembre cerró el año con un carácter térmico ligeramente cálido (+0,2 ºC). Además, aquí también fue agosto el mes más cálido del año y febrero, el más frío.
Figura 5. Comparativa del climograma de 2018 del observatorio del aeropuerto de Jerez con el del período de referencia 1981-2010. Elaboración propia a partir de los datos de AEMET Opendata.
En total se anotaron 12 noches tropicales, notablemente por debajo del promedio del período 1981-2010 (21,2 noches tropicales) y menos que en 2017 (19 noches tropicales). En esta zona de la provincia, la influencia moderadora del mar sobre la temperatura es menos sensible que en la propia ciudad de Jerez de la Frontera o en el interior de Sanlúcar de Barrameda. En cualquier caso, llama la atención que la primera noche tropical no se produjo hasta el 2 de agosto, cuando la temida dorsal africana hizo su aparición sobre la Península, asegurando las condiciones necesarias para el desarrollo de un importante episodio cálido en toda la región. La última noche tropical se registró el 27 de septiembre.

En este enclave se suelen observar, en promedio, 4,2 días de helada (con temperatura mínima inferior a 0 ºC) repartidos desigualmente entre diciembre, enero y febrero. 2018 finalizó con un total de 9 días de helada, todos ellos en el mes de febrero.

A continuación mostramos algunos valores medios y extremos registrados en el observatorio del aeropuerto jerezano:

Temperatura máxima absoluta: 42,2 ºC (3 agosto)
Temperatura mínima absoluta: -2,6 ºC (9 febrero)
Máxima más baja: 11,2 ºC (8 enero)
Mínima más alta: 23,3 ºC (2 agosto)
Precipitación máxima en 24 horas: 39,3 mm (2 marzo)
Presión media a nivel del mar: 1016,9 hPa
Presión máxima absoluta: 1033,6 hPa (2 enero)
Presión mínima absoluta: 985,5 hPa (1 marzo)
Racha máxima de viento: 100,1 km/h (dirección Sur, 2 marzo)

El año 2018 tuvo un carácter húmedo, con una precipitación total acumulada de 701,4 mm, valor que es un 24 % superior al normal. En la Figura 6 se puede comprobar que se trató del año más húmedo desde 2010. En el climograma comparativo (Figura 5) se aprecia que marzo también fue un mes extraordinariamente húmedo en esta zona de la provincia, con una precipitación acumulada que representa el 37 % de la total anual. El trimestre primaveral tuvo un carácter extremadamente húmedo. De hecho, fue la segunda primavera más lluviosa de la serie de este observatorio (1953-2018), solo por detrás de la excepcional primavera de 1971. Enero, febrero y mayo fueron meses secos, al igual que el trimestre veraniego y septiembre. Diciembre resultó muy seco. Por el contrario, octubre y noviembre tuvieron un carácter húmedo. La precipitación del trimestre otoñal representa el 35 % de la acumulada en todo el año.
Figura 6. Serie de precipitaciones totales anuales en el observatorio del aeropuerto de Jerez (1947-2018). Elaboración propia a partir de los datos de AEMET.
En total se contabilizaron 110 días de precipitación apreciable, superando ampliamente el valor normal (68,4 días). Diciembre fue el mes con menos días de precipitación apreciable respecto al promedio del período de referencia 1981-2010, mientras que marzo registró un número muy superior. En esta zona de la campiña se anotaron 17 días de tormenta, la cifra más alta desde 2011. Al igual que en el observatorio de la base de Rota, el trimestre primaveral fue el más tormentoso del año, con 4 días en marzo, 3 días en abril y otros 3 días en mayo, superando ampliamente los valores normales.

Fuera de la red de AEMET, destacamos los 897,1 mm medidos en el pluviómetro de La Barca de la Florida (Red SAIH Hidrosur), los 761,0 mm del centro IFAPA de Chipiona, los 696,2 mm registrados en la estación agroclimática de Sanlúcar de Barrameda, en la zona de las Viñas del Mayorazgo, Camino de Armijo (IFAPA) y los 675,1 mm acumulados en el Cjo. de la Basurta (IFAPA), junto a Nueva Jarilla. En el entorno de la campiña de Arcos mencionaremos los 901,7 mm registrados en el embalse de Arcos de la Frontera (Red SAIH Hidrosur), los 842,2 mm medidos en la estación agroclimática de Villamartín (IFAPA) y los 838,8 mm recogidos en el pluviómetro de la Junta de los Ríos (Red SAIH Hidrosur).

2018 fue un año muy frío y muy húmedo en Grazalema

De acuerdo con los datos proporcionados por Pedro Posadas, colaborador de AEMET, el año 2018 tuvo un carácter "muy frío" en la localidad grazalemeña, con una temperatura media de 14,7 ºC. Este valor queda 0,7 ºC por debajo del promedio del período de referencia 1981-2010. En la figura 7 se puede observar que los meses comprendidos entre febrero y julio fueron más fríos de lo normal en este enclave de la sierra gaditana, al igual que sucedió en muchos otros puntos de la provincia, destacando las anomalías negativas de los meses de marzo y julio (-3,5 ºC y -2,3 ºC, respectivamente). Agosto y septiembre fueron cálidos (+1,5 ºC y +0,9 ºC, respectivamente) y diciembre resultó extremadamente cálido (+2,3 ºC). Febrero fue el mes más frío del año, mientras que agosto fue el más cálido. La temperatura mínima absoluta (-1,5 ºC) se registró el 8 de febrero y la máxima absoluta (40,0 ºC) el día 3 de agosto, coincidiendo con el intenso episodio cálido que afectó a toda la provincia.
Figura 7. Comparativa de las temperaturas medias mensuales de 2018 en Grazalema con las del período de referencia 1981-2010. Elaboración propia a partir de los datos de AEMET (serie de Grazalema, estación 5911) y los proporcionados por Pedro Posadas.
Diciembre fue extremadamente cálido y muy seco en el entorno de Grazalema, con un tiempo predominantemente anticiclónico. La buena visibilidad permitió disfrutar de las cumbres de Sierra Nevada desde el cerro Coros (1.328 metros).
En cuanto a las precipitaciones, 2018 pasará a la historia de la meteorología grazalemeña por el excepcional mes de marzo, el más húmedo desde que se mide en el centro de la localidad, con un acumulado total de 1476,2 mm en 25 días de lluvia (cinco de ellos con registros de más de 100 mm). Pedro Posadas nos confirmó que el acumulado final de la primavera fue de 1780,7 mm, una cifra espectacular que la convierte en la más lluviosa de la serie de esta estación instalada en la azotea del ayuntamiento (1913-2018). Esta cantidad supera los 1538,7 mm recogidos en el trimestre primaveral de 1937, que era el más lluvioso hasta la fecha, y representa el 60 % de la precipitación acumulada en 2018.

Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre se midieron 2955,3 mm, valor que queda un 72 % por encima del promedio anual del período de referencia 1981-2010 y que resulta el más elevado desde 1996. Además, 2018 fue el segundo año más lluvioso desde 1976. En la figura 8 representamos una clasificación de los 15 años más húmedos de la serie histórica de Grazalema, desde 1913 hasta 2018, en la que este último ocupa la decimosegunda posición.

Figura 8. Clasificación de los 15 años más húmedos de la serie de Grazalema (1913-2018). Elaboración propia a partir de los datos de AEMET y los proporcionados por Pedro Posadas.
Como se puede comprobar en la Figura 9, la mayor parte de la precipitación anual se concentró en los meses de marzo (50 %), octubre (11 %) y noviembre (10 %). Las menores contribuciones al total anual correspondieron al trimestre veraniego, mayo y septiembre. En diciembre se produjo la anomalía negativa más acusada, con un acumulado que representa un 80 % menos que la media del mes en el período de referencia 1981-2010. Enero fue un mes ligeramente seco y se registraron dos días de nieve (4 y 8 de enero). Por otro lado, el 17 de marzo se anotó la precipitación máxima acumulada en 24 horas: 229,5 mm.
Figura 9. Comparativa de las precipitaciones mensuales de 2018 en Grazalema con los promedios del período de referencia 1981-2010. Elaboración propia a partir de los datos de AEMET y los proporcionados por Pedro Posadas.
En la red secundaria de AEMET destacamos los 1146,8 mm medidos en la estación automática de El Bosque - San José y los 806,7 mm registrados en Olvera. Fuera de las redes de AEMET, incluimos los 993,3 mm recogidos en el pluviómetro del embalse de Zahara-El Gastor (Red SAIH Hidrosur).

El año 2018 fue muy húmedo en Tarifa

En la Figura 10 representamos el climograma de 2018 en el observatorio de Tarifa y también los valores normales del período de referencia 1981-2010. Desgraciadamente, no estaban disponibles las temperaturas de abril y mayo de 2018, así que no hemos calculado la temperatura media anual. Se puede observar un comportamiento parecido al registrado en las demás estaciones analizadas, con valores por debajo de lo normal en enero (-0,2 ºC), febrero (-1,0 ºC), marzo (-0,5 ºC), junio (-0,2 ºC) y julio (-0.6 ºC). Debemos añadir también el mes de noviembre, que fue muy frío en este punto del Campo de Gibraltar (-1,4 ºC). Agosto fue muy cálido (+1,5 ºC) y septiembre resultó extremadamente cálido (+2,3 ºC). Finalmente, diciembre presentó un carácter térmico normal, de acuerdo con los quintiles de la temperaturas medias mensuales del periodo de referencia 1981-2010.
Figura 10. Comparativa del climograma de 2018 del observatorio de Tarifa con el del período de referencia 1981-2010. Faltan las temperaturas medias mensuales de abril y mayo de 2018. Elaboración propia a partir de los datos de AEMET Opendata.
En cuanto a las precipitaciones, la evolución también es muy parecida a la observada en otros puntos de la provincia, destacando el extraordinario mes de marzo y los meses húmedos de abril, octubre y noviembre. El 57 % de la precipitación total anual se recogió durante el trimestre primaveral y el 29 % correspondió al trimestre otoñal. Diciembre fue muy seco en la comarca campogribraltareña y el acumulado en este observatorio fue un 79 % inferior al valor normal. En total se contabilizaron 105 días de precipitación apreciable, superando claramente el valor normal (75,7 días). Aquí también fue diciembre el mes con menos días de precipitación apreciable respecto al promedio del período de referencia 1981-2010, mientras que marzo registró un número ampliamente superior.

Fuera de la red de AEMET, destacamos los 1110,7 mm medidos en la localidad de Los Barrios (@meteolosbarrios), los 1094,5 mm registrados en el pluviómetro del embalse de Guadarranque, en Castellar de la Frontera (Red SAIH Hidrosur), y los 972,4 mm registrados en la estación agroclimática de Jimena de la Frontera (IFAPA). Hacia el noroeste, en la comarca de La Janda, incluimos los 1004,0 mm medidos en el pluviómetro del embalse de Barbate, en Alcalá de los Gazules (Red SAIH Hidrosur), los 829,2 mm de la estación agroclimática de Vejer de la Frontera (IFAPA) y los 583,9 mm registrados en la estación agroclimática de Conil de la Frontera (IFAPA).

Agradecimientos a Pedro Posadas, Daniel Montes Cumbreras (@meteopuerto), Pablo Soto (@weatherpablo) y Álvaro Seguro por la información facilitada.

jueves, 6 de diciembre de 2018

El otoño de 2018 fue predominantemente cálido y húmedo

De acuerdo con los datos provisionales de AEMET, el otoño climatológico tuvo un carácter térmico predominantemente cálido en la provincia y fue húmedo o muy húmedo en todos los observatorios, destacando las precipitaciones acumuladas en el entorno de Grazalema y en el Campo de Gibraltar. Esta situación contrasta con la del trimestre otoñal de 2017, que resultó bastante seco y muy cálido en prácticamente todas las comarcas.

Temperatura del aire

Después de un trimestre veraniego predominantemente fresco, aunque con un mes de agosto muy cálido, el otoño climatológico comenzó con un episodio de altas temperaturas que fue especialmente intenso durante la segunda quincena de septiembre. En este mes se registraron los valores más altos del período de estudio y fue extremadamente cálido en el litoral atlántico y La Janda, mientras que resultó muy cálido en buena parte del Campo de Gibraltar, en las campiñas y en Grazalema. Las temperaturas se moderaron a lo largo del mes de octubre, aproximándose a los valores normales para la época en todas las comarcas. Durante la última semana se produjo descenso notable, con mínimas cercanas a los 10 ºC en la mayor parte de la provincia. Este episodio frío se mantuvo a lo largo de la primera semana de noviembre y se debió a la irrupción de una masa de aire ártico tras el paso de un frente frío. Como suele ser habitual, los valores térmicos más bajos se registraron hacia finales de noviembre, un mes que tuvo un carácter predominantemente normal. En la Tabla 1 se recogen las temperaturas medias y también las máximas y mínimas absolutas del período en varias estaciones meteorológicas pertenecientes a AEMET.

Tabla 1. Resumen de las temperaturas medias, máximas y mínimas del trimestre septiembre-noviembre en varias estaciones de las redes de AEMET en la provincia. Elaboración propia a partir de los datos provisionales de AEMET. 
En el observatorio de Cádiz fue un trimestre otoñal muy cálido, con una temperatura media que se situó 0,8 ºC por encima de la normal (periodo de referencia 1981-2010) y 0,6 ºC por debajo de la registrada el otoño pasado, que fue el más cálido desde 1997. La media de las temperaturas máximas (23,7 ºC) resultó superior al valor normal en 0,6 ºC y la media de las mínimas (17,9 ºC) quedó 0,9 ºC por encima de la normal. Por meses, septiembre fue el segundo más cálido de la serie histórica (1955-2018), sin llegar a superar la efeméride de 1978. Octubre y noviembre tuvieron un carácter térmico normal, de acuerdo con los quintiles de las temperaturas medias del periodo de referencia. En el total del trimestre se contabilizaron 41 noches tropicales (con temperaturas mínimas iguales o superiores a los 20 ºC), casi todas concentradas entre septiembre y la primera quincena de octubre. De esta manera, se superaron ampliamente las 23,7 de media en el período de referencia y las 33 anotadas durante el otoño de 2017. Hasta el momento actual, el otoño climatológico con más noches tropicales continua siendo el de 1985 (42 noches).

En la Figura 1 se puede distinguir un intenso episodio cálido durante la segunda quincena de septiembre y la primera semana de octubre. Las temperaturas máximas y mínimas superaron claramente los valores normales y el día 24 de septiembre fue el más cálido del período en la capital gaditana. También se observa un marcado episodio frío en los últimos días de octubre, coincidiendo con la ya mencionada irrupción de aire procedente del Ártico. El día más frío del otoño climatológico en la ciudad fue el 28 de octubre, coincidiendo con ese episodio de bajas temperaturas.

Figura 1. Variación diaria de las temperaturas máximas y mínimas durante el trimestre otoñal de 2018 (líneas continuas) y de los valores máximos y mínimos diarios normales (líneas discontinuas) en el observatorio de Cádiz. También se representa la temperatura umbral de ola de calor calculada por César Rodríguez Ballesteros en su Estudio de las olas de calor en España desde 1975. Elaboración propia a partir de los datos provisionales de AEMET.

El tiempo cálido y seco persistió hasta bien entrado el mes de octubre. El día 6, cuando se tomó esta fotografía en la playa de Santa María del Mar, la temperatura máxima alcanzó los 28,0 ºC en el observatorio de Cádiz y la mínima fue de 21,1 ºC. Autor: @weatherpablo.

En el observatorio de la base de Rota también fue un otoño climatológico muy cálido, con una temperatura media mensual 1,1 ºC superior al valor normal y 0,6 ºC inferior a la anotada el pasado otoño de 2017. La media de las temperaturas máximas (24,8 ºC) se situó 0,9 ºC por encima de la normal y la media de las mínimas (15,7 ºC) fue superior en 1,5 ºC al valor normal. En este enclave de la bahía el mes de septiembre fue el más cálido de la serie (desde 1988) con una temperatura media de 25,6 ºC. Octubre resultó ligeramente cálido, mientras que noviembre tuvo un carácter térmico normal, según los quintiles de las temperaturas medias del periodo de referencia 1981-2010.

El trimestre otoñal fue cálido en el observatorio del aeropuerto de Jerez, con una temperatura media que se situó 0,4 ºC por encima de la normal. El valor medio de las temperaturas máxima (26,2 ºC) fue 0,8 ºC superior al normal y el de las temperaturas mínimas (13,4 ºC) igualó al valor normal. Como se aprecia en la Figura 2, en este observatorio también fue más fresco que el otoño de 2017. Septiembre fue un mes muy cálido en el aeródromo jerezano, con una temperatura media de 25,8 ºC, mientras que octubre y noviembre tuvieron un carácter térmico normal.
Figura 2. Serie de temperaturas medias del trimestre septiembre-noviembre en el observatorio del aeropuerto de Jerez (1953-2018). Elaboración propia a partir de los datos de AEMET.
A partir de la información que nos proporciona Pedro Posadas desde la estación manual de Grazalema, podemos afirmar que el otoño climatológico fue normal en la localidad serrana, según los quintiles de las temperaturas medias del periodo de referencia 1981-2010. Por meses, septiembre fue cálido, con una temperatura media de 21,8 ºC, mientras que octubre resultó frío (15,5 ºC) y noviembre tuvo un carácter térmico muy frío (10,0 ºC).

Ribera del Gaidóvar, en las proximidades de Grazalema, con colores otoñales. La temperatura máxima del período de estudio en la localidad grazalemeña se registró el 2 de septiembre (35,5 ºC) y la mínima se anotó el 27 de noviembre (2,5 ºC). Fotografía de Diego Tornay tomada en noviembre y datos proporcionados por Pedro Posadas, colaborador de AEMET.
Precipitaciones

El trimestre otoñal fue húmedo o muy húmedo en la mayor parte de la provincia, favoreciendo el aumento del agua embalsada en casi todos los pantanos hasta niveles superiores a los registrados durante los últimos dos años. Las precipitaciones más importantes comenzaron a producirse a partir del 10 de octubre y a lo largo de ese mes fueron principalmente de tipo convectivo, con tormentas asociadas a la presencia de una depresión aislada en niveles altos (dana) que afectó a la Península durante varias jornadas. Esta situación es típica durante el otoño mediterráneo, aunque la intensidad con la que se han presentado algunos episodios tormentosos en zonas vecinas de Málaga y Sevilla puede estar relacionada con un elevado contenido de humedad en capas bajas de la atmósfera. En este artículo del meteorólogo José María Sánchez-Laulhé se da una explicación sobre estos eventos de octubre. En los últimos días del mes, la provincia quedó bajo la influencia de un área de bajas presiones y se produjo el paso de un potente frente frío que dejó lluvias abundantes y generalizadas. En general, octubre fue húmedo en todas las comarcas, especialmente en el entorno de Grazalema y en el litoral atlántico, al sur de la bahía de Cádiz. Noviembre fue aun más húmedo, destacando los episodios ocurridos entre los días 12 y 25. De nuevo se sucedieron varios frentes asociados a borrascas atlánticas, que dejaron más de 100 mm acumulados en muchos puntos del territorio.

En la Tabla 2 se incluyen las cantidades recogidas en diferentes localizaciones con estaciones de AEMET durante el período de estudio y en la Figura 3 se representa el acumulado total del presente trimestre junto con el valor normal trimestral (periodo de referencia 1981-2010) en algunas de esas estaciones.

Tabla 2. Resumen de las precipitaciones acumuladas durante el otoño climatológico en varias estaciones de las redes principal y secundaria de AEMET. Elaboración propia a partir de los datos proporcionados por AEMET. 
Figura 3. Precipitación total acumulada durante el trimestre otoñal de 2018 (en azul) y valores normales (período de referencia 1981-2010, en gris) en cinco estaciones meteorológicas de la provincia. Elaboración propia a partir de los datos provisionales de AEMET. 
El otoño climatológico concluyó con un total acumulado de 265,8 mm en el observatorio de Cádiz, valor que supera en un 43,5 % el normal del trimestre (período de referencia 1981-2010). Utilizando el método de los quintiles, se puede clasificar como "muy húmedo". Si se compara con los últimos años, se puede establecer que fue el trimestre otoñal más húmedo desde 2014, cuando se registraron 344,6 mm. Por meses, septiembre fue seco (6,1 mm), mientras que octubre y noviembre tuvieron un carácter muy húmedo (116,9 mm y 142,8 mm respectivamente). En total se contabilizaron 32 días de precipitación apreciable, superando claramente el valor normal (19,5 días). Por otro lado, la precipitación máxima en 24 horas se registró el 20 de octubre (41,6 mm), con una fuerte tormenta en el tramo final de la tarde. El meteoro vino acompañado de granizo y en una hora se midieron 29,1 mm. Octubre fue un mes más tormentoso de lo normal, con un total de 3 días en los que se manifestó este electrometeoro. Sin embargo, noviembre, que es el mes que la estadística climatológica señala como el más tormentoso en la bahía, finalizó con un solo día de tormenta anotado. En todo el trimestre fueron 6 días, cuando el promedio es de 3,7 días de tormenta.

Álvaro Seguro nos dio permiso para compartir una de sus fotos de la tormenta del 20 de octubre. En ella se observan varias descargas desde el cumulonimbo hacia la superficie, frente a las playas de Cádiz.
El trimestre septiembre-noviembre tuvo un carácter húmedo en el observatorio del aeropuerto de Jerez. La precipitación total fue de 243,6 mm, un 24,3 % superior al valor normal. En este lugar también fue el otoño más húmedo desde 2014 y, al igual que en Cádiz, la mayor precipitación mensual se produjo en noviembre (136,3 mm). En octubre se acumularon 105,2 mm y en septiembre, el mes más seco, 2,1 mm. Durante el período de estudio se anotaron 34 días de precipitación apreciable, claramente por encima del valor normal (19,3 días). Por otro lado, el 18 de noviembre se registró la máxima precipitación en 24 horas (22,7 mm) y, en total, se contabilizaron 6 días de tormenta, 3 de ellos en octubre y 2 en noviembre. Se puede afirmar que también fue un otoño más tormentoso de lo normal en esta zona de la provincia.

Pedro Posadas, colaborador de AEMET, nos confirmó que el total acumulado en la estación manual de Grazalema fue de 693,8 mm, un 44 % superior al valor normal. El otoño climatológico tuvo un carácter muy húmedo en la localidad grazalemeña y fue el más lluvioso desde 2014. Aquí también fue septiembre el mes más seco, con un acumulado total de 39,7 mm. Sin embargo, el más húmedo fue octubre con 337,4 mm, mientras que noviembre finalizó con un registro de 316,7 mm. En total se contabilizaron 38 días de precipitación apreciable, superando la media de 22,9 días (período de referencia 1981-2010). En cuanto a las precipitaciones máximas en 24 horas, destacan los 80,2 mm medidos el 25 de noviembre con el paso de un frente frío activo durante la tarde y la noche.

En el observatorio de Tarifa, el superávit pluviométrico fue del 27,6 %. Al igual que en las demás estaciones, septiembre fue un mes seco (0,3 mm), mientras que octubre y noviembre tuvieron un carácter húmedo (106,3 y 121,1 mm respectivamente), según los quintiles de las precipitaciones mensuales del periodo de referencia 1981-2010. Durante el trimestre se registraron 32 días de precipitación apreciable, quedando por encima del valor normal (21 días). El día 19 de noviembre se midió el mayor acumulado en 24 horas (35,4 mm). En general, las precipitaciones más abundantes y uniformes del trimestre se concentraron en la segunda quincena de este mes en el Campo de Gibraltar, destacando los 168,3 mm de Los Barrios (infometeolosbarrios). También se acumularon cantidades importantes durante el paso de frentes a finales de octubre. Por ejemplo, en la zona de Sotogrande, en San Roque, se recogieron 86,8 mm el día 31 y en el embalse de Guadarranque, en Castellar de la Frontera, se acumularon 82,4 mm ese mismo día.

A continuación se muestran las cantidades totales recogidas durante el otoño climatológico en otras estaciones meteorológicas de la provincia. Estos valores proceden de las mediciones realizadas por diferentes organismos y particulares y no han sido verificados oficialmente.

Grazalema, automática (SAIH, Red Hidrosur): 610,6 mm
Jimena de la Frontera, Agroclimática (IFAPA): 383,8 mm
San Roque, Sotogrande (AEMET): 367,0 mm
Prado del Rey (Meteopradodelrey): 356,2 mm
Los Barrios (Infometeolosbarrios): 347,5 mm
El Bosque, San José (AEMET): 345,2 mm
Chipiona (IFAPA): 335,0 mm
Medina Sidonia, El Hundido (AEMET): 332,4 mm
Los Barrios, Emb. de Charco Redondo (SAIH, Red Hidrosur): 332,0 mm
Olvera, Cooperativa (AEMET): 313,1 mm
Pantano del Guadalcacín, San José del Valle (AEMET): 312,2 mm
Sanlúcar de Barrameda, Agroclimática (IFAPA): 298,4 mm
Arcos de la Frontera, Embalse de Arcos (SAIH, Red Hidrosur): 296,5 mm
Benalup de Sidonia, Río Álamo (SAIH, Red Hidrosur): 295,0 mm
Villamartín, Agroclimática (IFAPA): 294,6 mm
Zahara de la Sierra, Emb. de Zahara - El Gastor (SAIH, Red Hidrosur): 277,5 mm
Alcalá de los Gazules, Embalse de Barbate (SAIH, Red Hidrosur): 276,1 mm
Jerez de la Frontera, La Barca de la Florida (SAIH, Red Hidrosur): 274,9 mm
El Puerto de Santa María, Agroclimática (IFAPA): 265,6 mm
Jerez de la Frontera, El Portal (SAIH, Red Hidrosur): 263,1 mm
Bornos, Embalse de Bornos (SAIH, Red Hidrosur): 259,7 mm

Leslie: un huracán frente a la Península

Una de las noticias meteorológicas más destacadas del otoño fue la aproximación del huracán Leslie a las costas occidentales de la Península Ibérica durante las jornadas previas al sábado 13 de octubre. Algunos modelos meteorológicos y las predicciones del Centro Nacional de Huracanes (CNH/NHC, Miami, Florida, EE.UU.) señalaron la posibilidad de que impactara en el suroeste peninsular el domingo 14, ya como ciclón postropical (Figura 5). La incertidumbre en la predicción de la trayectoria que iba a tomar este ciclón tropical a corto plazo fue bastante elevada debido, entre otros factores, a la posible interacción con una vaguada atlántica. Finalmente, las predicciones cambiaron durante la noche del viernes 12 y apuntaron a un probable desplazamiento de Leslie hacia el norte de Lisboa (Figura 6). El día 13, a las 20:00 (hora oficial española), el CNH confirmó que Leslie había dejado de ser un huracán, al perder buena parte de sus características tropicales y adquirir características más propias de nuestras conocidas borrascas de latitudes medias o ciclones extratropicales. Su centro se encontraba entonces a unos 190 km al ONO de la ciudad de Lisboa. Por lo tanto, experimentó una rápida transición extratropical y pasó a ser un potente ciclón postropical que afectó principalmente al norte de Portugal y al cuadrante noroeste del territorio español, produciendo algunas lluvias fuertes y rachas huracanadas de viento durante la noche del sábado.

Figura 5. Mapa del Centro Nacional de Huracanes (CNH/NHC, Florida, EEUU) con el cono del pronóstico de la trayectoria del centro de  Leslie emitido durante la tarde del 12 de octubre (aviso nº 65). El área blanca representa la incertidumbre del pronóstico de trayectoria para los días 1-3. 
Figura 6. Mapa del Centro Nacional de Huracanes (CNH/NHC, Florida, EEUU) con el cono del pronóstico de la trayectoria del centro de Leslie emitido durante la noche del 12 de octubre (aviso nº 66).

Resulta sorprendente la presencia de un huracán tan cerca de las costas peninsulares, teniendo en cuenta las condiciones desfavorables que suelen encontrar habitualmente al ascender hasta esta zona del Atlántico. La aproximación a tan poca distancia de estos sistemas meteorológicos formados sobre las cálidas aguas de los océanos, en latitudes intertropicales, es una situación muy inusual, aunque no desconocida. En este artículo de Vaquero et al. (2008) se recuerda el impacto del ciclón tropical Vince, ya debilitado como tormenta tropical (vientos máximos sostenidos entre 63 y 117 km/h), en octubre de 2005. Además, se establece una analogía con un episodio de tiempo extremo que afectó a la provincia y a otros puntos de la Península Ibérica en octubre de 1842, que pudo tratarse también de una tormenta tropical.

Imagen de satélite a primeras horas de la tarde del 13 de octubre en la que se aprecia la nubosidad asociada al ciclón tropical Leslie frente a la Península. Fuente: kachelmannwetter.com
Referencias:

Vaquero, J. M., García-Herrera, R., Wheeler, D., Chenoweth, M., and Mock, C.J., 2008. A historical analog of 2005 Hurricane Vince. Bull. Amer. Meteor. Soc., 89, 191–201, https://doi.org/10.1175/BAMS-89-2-191.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

El verano de 2018 fue frío y normal en precipitaciones

El verano climatológico (trimestre junio-agosto) tuvo un carácter frío en casi toda la provincia, sobre todo durante los meses de junio y julio. En cuanto a las precipitaciones acumuladas, el trimestre veraniego resultó normal o ligeramente seco en los principales observatorios, salvo en Grazalema, donde fue húmedo.

Temperatura del aire

Tras una primavera fría en el conjunto de la provincia, buena parte del verano climatológico se ha desarrollado con temperaturas por debajo de los valores normales (período de referencia 1981-2010), contrastando claramente con el del año pasado, que fue el más cálido de la serie histórica en varios observatorios. En general, los meses de junio y julio fueron fríos en casi todo el territorio, mientras que agosto tuvo un carácter muy cálido. En la Tabla 1 se recogen las temperaturas medias y también las máximas y mínimas absolutas del período de estudio en varias estaciones meteorológicas pertenecientes a AEMET. Los valores mínimos absolutos se registraron mayoritariamente en los primeros días de junio, mientras que los máximos se alcanzaron durante un intenso episodio cálido que tuvo lugar en la primera semana de agosto.

Tabla 1. Resumen de las temperaturas medias, máximas y mínimas del trimestre junio-agosto en varias estaciones de las redes de AEMET en la provincia. Elaboración propia a partir de los datos provisionales de AEMET.
En el observatorio de Cádiz fue el trimestre veraniego más fresco de los últimos cuatro años y el segundo más fresco desde el año 2002, con una temperatura media que se situó 0,5 ºC por debajo de la normal. En la serie climatológica se pueden encontrar veranos aún más suaves, destacando el de 1972 (21,5 ºC). La media de las temperaturas máximas (26,4 ºC) resultó inferior al valor normal en 0,6 ºC y la media de las mínimas (20,6 ºC) quedó 0,3 ºC por debajo de la normal. En total se contabilizaron 62 noches tropicales, ligeramente por debajo de las 64 de media en el período de referencia y claramente inferiores a las 85 anotadas durante el verano de 2017.

La Figura 1 permite distinguir algunos episodios cálidos destacados, principalmente en agosto, mes que tuvo un carácter muy cálido en el observatorio gaditano. El más intenso ocurrió durante la primera semana, que es la más cálida del presente año en muchos puntos de la provincia. El día 2 se registró la temperatura mínima más elevada del verano (26,6 ºC) y el día 3 se alcanzó la máxima absoluta del trimestre (34,8 ºC). Otro aspecto que llama la atención es que las temperaturas permanecieron por debajo de los valores normales a lo largo de la primera quincena de junio y casi todo el mes julio. Ambos meses tuvieron un carácter muy frío en la capital. El de junio fue el más fresco de los últimos 21 años y el de julio, el más suave desde 2001. Esta situación está relacionada con la persistencia de un patrón de circulación atmosférica diferente del habitual en los últimos veranos, que ha propiciado el "descuelgue" de masas de aire frío y húmedo desde zonas más septentrionales del Atlántico prácticamente hasta finales de julio. No fue hasta primeros de agosto cuando la temida dorsal africana hizo su aparición sobre la Península, asegurando las condiciones necesarias para el desarrollo de un importante episodio cálido en nuestro ámbito geográfico.
Figura 1. Variación diaria de las temperaturas máximas y mínimas durante el trimestre veraniego de 2018 (líneas continuas) y de los valores máximos y mínimos diarios normales (líneas discontinuas) en el observatorio de Cádiz. También se representa la temperatura umbral de ola de calor calculada por César Rodríguez Ballesteros en su Estudio de las olas de calor en España desde 1975. Elaboración propia a partir de los datos provisionales de AEMET.
En el observatorio de la base naval de Rota también fue un verano climatológico frío, con una temperatura media mensual 0,4 ºC inferior al valor normal. Se trata del más fresco desde 2014. La media de las temperaturas máximas (28,9 ºC) se situó 0,6 ºC por debajo de la normal y la media de las mínimas (18,6 ºC) fue inferior en 0,3 ºC al valor normal. En Rota, los meses de junio y julio tuvieron un carácter muy frío, mientras que agosto fue muy cálido. Por otro lado, el 2 de agosto se estableció un nuevo récord de temperatura mínima más alta en este lugar (28,1 ºC), superando el valor mínimo más alto registrado hasta entonces desde 1989 (27,6 ºC, julio de 1995). Durante la madrugada, la mínima tampoco bajó de 28 ºC en las proximidades de El Puerto de Santa María.

El trimestre veraniego resultó frío en el observatorio del aeropuerto de Jerez, con una temperatura media que se situó 0,6 ºC por debajo de la normal. El valor medio de las temperaturas máxima (32,7 ºC) fue 0,4 ºC inferior al normal y la media de las temperaturas mínimas (16,0 ºC) quedó 1,6 ºC por debajo del valor normal. Como se aprecia en la Figura 2, en este observatorio también fue el más fresco desde 2014. Los meses de junio y julio fueron muy fríos en esta ubicación, mientras que agosto fue muy cálido. En total se contabilizaron 5 noches tropicales, muy por debajo de la media del período de referencia 1981-2010 e inferiores a las anotadas durante el verano de 2017 (17 noches). El día 3 de agosto se alcanzó una temperatura máxima de 42,2 ºC, la más elevada de la red principal de AEMET en la provincia este año. En el centro de Jerez de la Frontera, donde las temperaturas suelen ser más moderadas que en el aeropuerto, la máxima de ese día fue justamente de 40 ºC, y en la estación automática de APEMSA de El Puerto de Santa María se registraron 39,8 ºC. También se observaron valores altos en otros puntos del interior, destacando los 41,9 ºC de Olvera y los 40,4 ºC de San José del Valle (AEMET).

Figura 2. Serie de temperaturas medias del trimestre junio-agosto en el observatorio del aeropuerto de Jerez (1953-2018). Elaboración propia a partir de los datos de AEMET.
En Grazalema también tuvieron un verano climatológico frío, de acuerdo con los datos de la estación manual que nos ha proporcionado Pedro Posadas. La temperatura media del trimestre fue de 23,0 ºC, valor que queda 0,8 ºC por debajo del normal en el período de referencia 1981-2010. Son 3 ºC menos que la media del verano de 2017, el más cálido desde al menos 1984. Junio y julio resultaron muy fríos en la localidad serrana, mientras que agosto fue muy cálido.

Viento

En la Figura 3 se representan las rosas mensuales de frecuencia (%) y velocidad media del viento (km/h) en una estación meteorológica automática ubicada en Camposoto, San Fernando, al sur de la bahía de Cádiz. Se puede comprobar claramente el predominio de los vientos flojos de poniente y suroeste durante los meses de junio y julio. En esta parte de la costa atlántica gaditana, los vientos del oeste suelen ser dominantes a lo largo del trimestre veraniego. Lo que destaca en esta ocasión es la poca frecuencia con la que apareció el levante durante los dos primeros meses, inferior a la habitual. La situación cambió en los primeros días de agosto, cuando los vientos del este pasaron a ser los predominantes y, además, los más intensos, alternándose con algunos períodos de mayor influencia de la brisa marina del suroeste. El régimen de brisas se observó con más claridad en la Costa Noroeste, junto a la desembocadura del Guadalquivir, y en la bahía de Cádiz. Las rachas máximas en el observatorio de Cádiz y en San Fernando a lo largo del período de estudio fueron de 73,1 km/h y 74,9 km/h, respectivamente. En la capital gaditana se anotaron 9 días con rachas superiores a 55 km/h, 7 de los cuales correspondieron al mes de agosto.
Figura 3. Rosas de frecuencia y velocidad media del viento en junio, julio y agosto de 2018 en una estación situada en el sur de la bahía de Cádiz.
En el área del Estrecho y en el litoral sur de la Janda predominaron los vientos flojos del noroeste hasta comienzos de agosto, cuando los de componente este pasaron a ser los dominantes, sobre todo el conocido popularmente como "levante asurestado o surestao" (dirección ESE-SE). En la estación de AEMET ubicada en El Hundido, en el municipio de Medina Sidonia, se registraron un total de 12 días con rachas superiores a 55 km/h y la racha máxima fue de 91 km/h (día 19 de agosto). En la depuradora de Barbate, la racha máxima alcanzó los 95 km/h (día 19 de agosto) y en Tarifa se contabilizaron 26 días con rachas superiores a 55 km/h, 17 de los cuales corresponden al mes de agosto. La racha máxima en esta última estación fue de 87,8 km/h y se produjo en la madrugada del 20 de agosto.

Precipitaciones

En general, el verano climatológico fue normal o ligeramente seco en casi toda la provincia. Las escasas precipitaciones se concentraron principalmente en el mes de junio, mientras que en julio no se contabilizó ningún día de lluvia. El trimestre tuvo un carácter húmedo en Grazalema, donde una fuerte tormenta dejó un acumulado de 21,9 mm en la tarde del 17 de agosto. En la Tabla 2 se muestra un resumen con las cantidades recogidas en algunos puntos a lo largo del período de estudio.

Tabla 2. Resumen de las precipitaciones acumuladas durante el verano climatológico en varias estaciones de las redes principal y secundaria de AEMET. Elaboración propia a partir de los datos proporcionados por AEMET.
En este vídeo corto se observa el fuerte chaparrón asociado a la tormenta que afectó a Grazalema el pasado 17 de agosto. Autor: Diego Tornay.

Finalmente, reflejamos las cantidades totales recogidas durante el trimestre en otras estaciones meteorológicas de la provincia. Estos valores no han sido verificados oficialmente y no deben ser tomados como definitivos:

Grazalema, automática (SAIH, Red Hidrosur): 23,9 mm
Alcalá de los Gazules, Embalse de Barbate (SAIH, Red Hidrosur): 10,2 mm
Arcos de la Frontera, Embalse de Arcos (SAIH, Red Hidrosur): 5,8 mm
Bornos, Embalse de Bornos (SAIH, Red Hidrosur): 5,8 mm
Zahara de la Sierra, Emb. de Zahara - El Gastor (SAIH, Red Hidrosur): 5,0 mm
Chipiona (AEMET): 5,0 mm
Medina Sidonia, El Hundido (AEMET): 4,4 mm
El Bosque, San José (AEMET): 4,0 mm
Villamartín, Agroclimática (IFAPA): 3,2 mm
Barbate, Depuradora (AEMET): 2,8 mm
Los Barrios (Infometeolosbarrios): 2,4 mm
El Puerto de Santa María, Agroclimática (IFAPA): 2,2 mm
Sanlúcar de Barrameda, Agroclimática (IFAPA): 2,2 mm
Jerez de la Frontera, El Portal (SAIH, Red Hidrosur): 2,1 mm
Emb. de Charco Redondo, Los Barrios (SAIH, Red Hidrosur): 1,5 mm
Chiclana de la Frontera, Batería Colorada: 1,2 mm
Conil de la Frontera, Agroclimática (IFAPA): 0,9 mm
San Roque, Sotogrande (AEMET): 0,2 mm
Jimena de la Frontera, Agroclimática (IFAPA): 0,0 mm
Olvera, Cooperativa (AEMET): 0,0 mm